viernes, enero 21, 2005

Una txeira y un cítrico.

Esta mañana he despertado con un desagradable dolor de cabeza y con nuevas posesiones a mi vera: Una naranja y una navaja. Signo inequivoco de que ayer me lo pasé bien. Ce. Me invitó a su casa a cenar para cumplir el sufrido papel de exótico español en una cena de Erasmus. Me llevé como compaña a Mai M. para que cumpliese con el rol de chica de provincias. Todo fue genial cocinó Filip un crack alemán que nos dió una lección de comida economica y ejquisita. Todo bien regado de vino tinto.



El casting internacional se correspondia a dos franceses, dos alemanes, dos hispanos, una mexicana y un suizo que me contó que le molaba taco Billy jean de Michael Jackson. Canción estrella del mode repeat de la velada. Creo no alcanzó a entender mi indiferancia ante el rey del pop. Me preguntó si no me gustaba por la mala fama que rodea al personaje, cuando yo le dije que era su fama lo único que realmente me txanaba de Jacko. Despues de eso nos fuimos a tomar una caña y recogernos pronto. Antes de irnos no sé por qué robamos las frutas de un frutero que había como de decoración de un pafeto. Esta mañana ha aparecido en mi bolsillo de la chaqueta una naranja. Antes de despedirnos Mai cuyo origen es del Nueva York de la mancha me obsequió con un regalo postumo de navidad. Se trataba de una txeira albaceteña que me subyugó completamente. Anda que no iba yo contento hacia Cibeles sintiendo en mi piel el frio acero de la afilala navaja (dispuesta a emplearse por si surgiesen problemas!).


Hoy he estado todo el día hecho una braga en el curro, como era de esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido