sábado, enero 29, 2005

Retablo de transportes públicos de la periferia

Cómo hoy tampoco he hecho nada destacable, procedo a describir la tópica estampa acaecida en los transportes públicos. Sub-género que a mí me chifla y del que muy probablemente abuso demasiado. Ya me direís.


Lo único que se salva de currar los sábados es que al volver a casa coincido en el bus con todos esos jovenzuelos de entre 16 y 18 años(bakalas chungos y golfillas pintarrajeadas) que van al Splash, otrora Paladium. Puedo disfrutar de sus conversaciones sobre peleas pasadas o futuras y malos rollos en general.


Hoy he sido testigo de como al subir al bus un núcleo familiar de rumanos, progenitores jovenes con bebé. Se notaba que eran rumanos porque iban vestidos de Domingo. De domingo, pero de los años ochenta. Pues bien al subir al bus petadísimo, la joven madre (de cabellos lacios y espolvoreados con laca) con el niño en brazos ha tenido la osadia de preguntar a una niñata de 16 años sentada si le dejaba su sitio. La niña de aspecto bakala le ha contestado muy seria que no, ya que tenía una grave lesión en la mano. A lo que ha acompañado esta suerte de psico-drama alargando la mano y haciendola temblar un poco como si tuviese parkinson. Después de esto ha vuelto la mirada hacia a su amiga que le ha respondido con mirada complice y genuflexión de admiración. La juventud cada día es más punky.


Menos mal que de la nada ha surgido la típica Gran dama española que ha ofrecido su regazo para sostener al pequeño infante. Por supuesto sin dejar a la madre su sitio. Yo que estaba de pie (no seaís mal pensados) he observado la escena con sumo placer.


Por otra parte mi Atleti hoy ha ganado ante el peligrosisímo Albacete Balompié. He visto el debú de un nuevo idolo: su nombre Richard Nuñez. Seguiremos informando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido