lunes, diciembre 13, 2004

Reductio ad absurdum

Tras un fin de semana de relax, hoy volvía al trabajo con animos recobrados. Pero el ambiente ya rallaba la esquizofrenia cuando me he encontrado una nueva vuelta de tuerca al absurdo de mi existencia. Mis compañeras estaban jugando a "Tu la llevas" un clasicazo! Sí recordaís las reglas de dicho juego infantil-juvenil si te tocaban, pasabas a ser el apestado del grupo e ipso facto pasabas a buscar una nueva victima. Aquí era exactamente lo mismo, solo que sentados delante de nuestro ordenador y telefono: la única regla era "Tocar la pantalla del ordenador es casa" y podia pasar cualquier cosa aunque nos estuviesen llamando. Mi única variante es que en mi barrio yo siempre había dicho: "Tú la potxas!" que me parecia mucho más sonoro.

Me lo he pasado de puta madre aunque consciente en todo momento en la pena que daba toda aquella situación. De todos modos había que renovarse ya habiamos agotado las posibilidades de las guerras de barquitos la semana pasada. Menos mal que mañana y pasado tampoco curro y podré asimilarlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + seguido